Llegar a buen puerto

Copyright @ All rights reserved

Columnas

Llegar a buen puerto

 

En temas agrícolas hay algunos mercados en los que los productos colombianos tendrían el mismo acceso con o sin TLC.

 

Para nadie es una revelación decir que los modelos económicos han cambiado a la par con las necesidades del mundo. Pasamos de un paradigma en el cual la producción se destinaba a suplir las necesidades locales a uno en el que conquistar los mercados internacionales era la principal consigna.

 

Colombia fue uno de tantos países que se inscribió en ese modelo, por lo que decidió abrir sus fronteras económicas, en un proceso que fue liderado por el Gobierno del Presidente César Gaviria. Desde ese entonces, Colombia se volcó a buscar opciones de acuerdos comerciales con un buen número de países.

 

En la actualidad, nuestro país tiene 12 acuerdos comerciales vigentes (entre los que se destacan los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea), además de cinco acuerdos suscritos que aún no han entrado en vigencia y otros tantos que están en estudio o han sido propuestos por el Gobierno.

 

En las páginas de la Revista A que usted tiene en sus manos, hacemos un balance sobre qué tan beneficiosos o nocivos han sido estos acuerdos comerciales para Colombia. Esta labor con la firme intención de entregar elementos de juicio para que las personas ni endiosen ni satanicen a esta herramienta de comercio exterior.

 

Es indudable, por ejemplo, que en temas agrícolas hay algunos mercados en los que los productos colombianos tendrían el mismo acceso con o sin TLC, mientras que si revisamos el flujo comercial en la vía contraria encontramos que esos productos extranjeros sí están sacando una ventaja que no alcanzarían sin un acuerdo comercial vigente.

 

Deshacer los acuerdos que ya Colombia ha suscrito es un sinsentido que pondría en duda nuestra palabra, pero sí es necesario que el país afine su brújula para que la firma de nuevos acuerdos comerciales no se convierta en una rifa con demasiados inscritos. Seguir mirando a los mercados del lejano oriente, con quienes no tenemos ventajas comparativas reales, es un desatino, mucho mejor sería que centráramos nuestra mirada en mercados de África, (ojo con las antiguas colonias francesas) que en muchos casos tienen características propicias y oportunidades reales para los bienes y servicios colombianos.

 

Y es que debemos comprender que la ‘era de los TLC’ está siendo reemplazada por un nuevo modelo. Ahora las industrias buscan, casi que con lupa, aquellos mercados que son los más competitivos para sus necesidades. Y lo mismo hacen los Estados, es imposible –sobre todo para los países en desarrollo–, ser bueno en todo, así que hay que elegir de manera juiciosa y detallista aquellos sectores en los que de verdad se es competitivo para atraer a los jugadores mundiales.

 

Un ejemplo de esta práctica es México, quien le apunta a ser el tercer productor mundial de vehículos para el 2020. Al conocer esta visión estratégica uno comprende por qué el Gobierno del país azteca brinda tantas facilidades a las compañías automotrices para que se instalen en su territorio. Esa es la tarea en la que Colombia debe afinar separa que nuestros productos lleguen a buen puerto.

Por otra parte, aprovecho para hacerles la más cordial invitación a nuestra Asamblea Nacional que este año se celebrará los próximos 13 y 14 de agosto en el Centro de Convenciones de Cartagena de Indias.

 

La competitividad, clave para el desarrollo, será la protagonista de esta cita empresarial que contará con la presencia de expertos de talla mundial como Peter Diamandis, uno de los líderes más importantes del mundo según la revista “Fortune” y autor del best-seller “Abundacia, el futuro es mejor de lo que piensas”; José Chlimper, artífice del milagro de la agroindustria en el Perú; Paul MacMillan, creador del revolucionario concepto “la economía de las soluciones” y coautor del libro “la Revolución de las Soluciones”.

 

En nuestra Asamablea estarán además Yves Morieux, gurú de la competitividad y padre de la charla “Smart Simplicity”, con más de 2 millones de visitas en TED Talks; Yossi Sheffi, profesor de MIT y una de las voces más reconocidas en análisis de riesgo, clústers logísiticos y optimización de procesos; Jonathan Woetzel, director de McKinsey & Company en China y quien ha ayudado a convertir compañías locales en líderes globales; Irmgard Nübler y José Manuel Salazar, con su libro “Transformando economías”, el par de autores dan su visión para que la política industrial genere más crecimiento, empleo y desarrollo; y Luis Alberto Moreno, actual Presidente del BID, quien fue embajador de Colombia en Washington y cuya visión del mundo mezcla la experiencia del sector público y privado. ¡Los esperamos!.

 

 

Espero el debate en Twitter. @brucemacmaster

BRUCE MAC MASTER

 

Acerca del blog

 

Este espacio esta creado para compartir textos, documentos, videos, imágenes y audios con el fin de otorgarle a los lectores una mirada diferente sobre los temas de coyuntura del país.

 

Las opiniones consignadas aquí son personales.